Diga treinta y tres. Groucho Pub, decano de la noche lanzaroteña

Este es un asunto personal. Mañana es el cumpleaños del Groucho Pub (cumple 33 años, felicidades, amigos) y también el de mi señora madre, que cumple otra cifra (felicidades, mamá).

Jose+Curro_monjes_800Jose Moreno y Curro Matilla tras la barra del Groucho. Suelen vestir más de sport.

Si el destino no se dedicase a improvisar, el sábado 10 de octubre de 1981, quien esto suscribe debiera de haber estado en Ohio escuchando a Ray Charles en directo. La entrada, comprada con prudentísima anticipación junto con el pasaje de avión, me había costado unas lágrimas.

Ese sábado no estuve en Dayton (Ohio), sino en Puerto del Carmen (Lanzarote), en el Centro Costa Luz inaugurando el Groucho Pub. Me devolvieron sin problema el dinero del pasaje (antes del low cost lo de volar era todo amabilidad), y me quedé con la entrada del concierto tras intentar sin ningún éxito una tímida reventa.

RayCharles_800

No mucho antes de esa fecha, Jose Moreno y Curro Matilla se habían confabulado para montar un bar ‘como los que se estaban abriendo en Madrid’. Hasta entonces Jose trabajaba en una tienda de muebles y decoración en el sótano de Costa Luz, donde acudía yo con cierta frecuencia con el propósito de rellenar mi nuevo apartamento, y Curro, por su parte, se ganaba la vida preparando unos cócteles de vértigo en el vecino Bristol Bar, también en el sótano de Costa Luz. Allí parábamos más de uno a tomar un chisme antes de la cena (en los underground años setenta las cosas cool sucedían en sótanos).

Alquilaron un local en ese mismo centro, en la planta calle, y tras una obra sencilla en la que quien más quien menos echó una mano, el 10 de octubre de 1981 el Groucho Pub abrió sus puertas y con ello llegó a Lanzarote la movida de los ochenta. Lo cool salía de los sótanos en aquellos tiempos optimistas.

Durante el resto de la década, la posición Costa Luz (al Groucho se le sumaría justo al lado el Pub Caracol) fue de obligada presencia en la noche lanzaroteña.

Groucho_team_800Jose, Janice, Curro y Maica. Equipo propietario al completo.

Desde entonces allí ha pasado de todo (bueno) y el siglo ha cambiado de número. Si se acercan por el pub les contarán mil historias, les pondrán una copa auténtica, generosa y a buen precio, les recordarán por su nombre, se alegrarán de conocer a su familia y podrán disfrutar de una música fantástica.

No faltan las actuaciones en directo, la Champions por TV, el billar y los dardos. Siempre con muy buen humor. Siempre gente interesante.

Para principiantes: Mitad en serio, mitad en broma, el grado de ‘experto en Lanzarote’ implica conocer dos lugares. El Groucho Pub, y esa playa secreta en la que aún se puede pasar un día entero completamente a solas. Una apuesta: el whisky sour que prepara Curro.

Curro+Jose+Alex_800Alex, Jose y Curro. Bartenders

Para cotillas: El pub comenzó siendo un minúsculo bar que se duplicó poco después hacia el fondo con la incorporación del local colindante. Estando ya decorada y rematada esa ampliación, una de las fiestas más memorables que se recuerdan en el siglo XX consistió en demoler, martillo en mano y casco en la cabeza, el muro  que separaba ambos locales.

FiestadelmuroThe Wall Party

Años después se realizó el parque público y se incorporó al Groucho Pub el snack y la terraza actuales con la mesa de billar.

 Muy feliz cumpleaños!

Luis Díaz Feria, octubre 2014

 

Entrada publicada el 9 de Octubre de 2014

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *